Edición del grupo WORLD TREASURES de Compañía de María de Granada

Estás en > Grupos > Portada de WORLD TREASURES

ENTREVISTA ESCOLAR AL JUEZ EMILIO CALATAYUD

Emilio Calatayud, Juez de Menores de Granada cuyas sentencias están basadas en la educación y no en el mero castigo, ha hecho que decaigan los delitos de menores en Granada.

16.10.2013 - Paloma Díaz y Aurora Ramírez.

4 votos

Comentarios   1

Juez de menores Emilio Calatayud.
Juez de menores Emilio Calatayud.

Ya que nos interesaba mucho entrevistar a esta persona, el pasado lunes fuimos al Juzgado de Menores para hacerle una serie de preguntas:

 

P. ¿Qué clase de estudiante era?, ¿solía ser travieso? 

R. Sí, yo era muy mal estudiante, en cuarto de la E.S.O. que yo tenía entonces catorce años, batí el récord de suspensos de mi colegio, me quedaron ocho asignaturas. Entonces mi padre me mandó a un colegio muy duro de la época que era "Campillos" de Málaga que era una especie de reformatorio para niños "pijos", estuve allí un verano y aquello era durísimo. Al curso siguiente aprobé la Reválida pero me suspendieron cuatro en quinto y mi padre me puso a trabajar en un garaje cambiando ruedas de los coches. Ahí estuve tres meses trabajando y fue cuando me dijo o estudias, o trabajas. Me dió por tomarme los estudios más enserio, terminé bachiller hize COU e hice la carrera normal, lo bueno es que siempre me he juntado con gente estudiosa, yo era de los listos, el más tonto. Y recuerdo que el único diez que saqué fue dando el cambiazo, porque era un suspenso o matrícula e hice el cambiazo. He sido un hombre muy práctico.

 

P. ¿ Por qué eligió ser Juez de Menores? 

R. Cuando terminé la carrera yo empezé a ejercer de abogado y aquello no me gustaba, no era para mí. Dejé de ser abogado y me fuí a una empresa en Madrid, cuando empezé a trabajar, me llamaron para hacer la mili, tuve que dejar la empresa. Allí me encontré a un compañero mío de carrera, y me dijo: " ¿ Por qué no nos hacemos jueces? " y a última hora mi novia me firmó las oposiciones y me hice Juez por casualidad. Al cabo de ocho años salió la especialidad de menores y decidí trabajar en esa especialidad. Por casualidades de la vida.

 

 

P. ¿Qué cree usted que se podría hacer, en parte, para evitar la delincuencia juvenil?

R. Lo primero, por parte de los padres ser padres no ser amigos, con cierta autoridad, con cariño. Después normalización. Es triste que todos los años se cambie la ley educativa perjudicando a los menores. Haría falta publicar una ley que durase una generación. Y después que los políticos hablen claro y ser conscientes de que con los menores no se juega, no lanzar mensajes ambigüos. Ser sincero y que se defiendan los derechos de los menores.

 

P. ¿Por qué ve mejor poner sentencias basadas en la educación en vez de estar basadas en el mero castigo?

R. Por desgracia, aunque la enseñanza es obligatoria en esta comunidad autónoma y en este país, hay mucho fracaso escolar y mucho absentismo, y está visto que la única forma de reconducir es dando educación y cultura. Aparte, hay algunos delitos que los tienes que encerrar, hay muchas alternativas. Lo fundamental es formar y educar. Por eso normalmente tengo que condenar a niños que no van a la escuela a sacarse la enseñanza obligatoria. Tengo normalmente a doscientos niños condenados a estudiar porque la educación y la cultura es lo mas importante en un país. 

 

P. ¿De todos los casos que ha realizado, cuál recuerda más impactante en estos últimos años?

R. Muchos, he tenido desde el principio chavales que han matado a su padre y lo emparedaron, he tenido niños que han matado a su  hermanastro/a, he tenido chavales que han matado de un tiro a sus padres. Aunque los más impactantes son en los que los afectados son niños pequeños. 

 

P. ¿Cuáles son los factores que influyen a la hora de reinsertar a un menor en la sociedad? 

R. Depende de las circustancias que lo rodeen, como la familia, los amigos, donde ha nacido, el nivel cultural... Pero todos los chavales suelen salir adelante aunque hay algunos que son carne de cañón. Pero eso gracias a Dios es un diez por ciento. 

 

P. ¿Qué porcentaje de menores que delinquen siguen por el mismo camino de mayores?

R. Un quince por ciento, porque esa gente no tiene remedio, pero hay un ochenta y cinco por ciento que sigue adelante.

 

P. En general las sentencias que usted pone, ¿dan buenos resultados? 

R. Si, porque no son delincuentes, son chavales que lo único que necesitan es madurar. Cuando son mayores abandonan el mundo del delito. Normalmente la mitad del veinte por ciento pueden salir adelante.

 

P. ¿Qué opina sobre el comportamiento fuera de lugar en el botellódromo?

R. Yo soy enemigo del botellón, creo que es una vergüenza que en España y concretamente en Granada se vanaglorie, porque tenemos muchos bares y terrazas. Si un menor quiere beber, que lo haga bajo la responsabilidad de sus padres en un bar o en su casa, pero eso de beber en la vía pública tanto en menores como mayores no es normal y estamos convirtiendo Granada en el botellón de España y España en el de Europa. Hemos tenido niños que con doce o trece años que ya bebían alcohol y que con dieciséis o diecisiete tiene problemas serios, porque el alcohol es la puerta de todo. 

 

P. Ahora con la crisis, ¿ha aumentado la delincuencia juvenil?

R. No, ha bajado la delincuencia porque los chavales han vuelto a la escuela, los padres y las familias ejercen mayor control y se esta recuperando algo del esfuerzo, del sacrificio, etc.

Comentarios (1)

1

Patricia | 13-10-2013 01:16

Muy interesante la entrevista

Fin del periodo de
participación