Edición del grupo YoungVoice de I.E.S "Pedro Jiménez Montoya" de Baza

Estás en > Grupos > Portada de YoungVoice

La pobreza infantil necesita un pacto de Estado

Cada vez son más los niños y niñas afectados por la crisis. Este problema empieza a convertirse en pobreza infantil, por ello se están formulando propuestas de recuperación.

23.10.2013 - Youngvoice

2 votos

Comentarios   1

UNICEF, pobreza infantil.
UNICEF, pobreza infantil.

'La crisis es que no tenemos mucho dinero, no tenemos mucha comida, pedimos a amigas de mi madre que nos den ropa' (9 años). En casa nos faltan cosas que antes veía mucho, como los refrescos y más cosas (8 años). 'Me afecta en que cada día estoy más triste. A mi familia en que cada día tienen más problemas con los bancos' (8 años). 'Ya no me compran juguetes, mis padres discuten porque no tienen dinero' (9 años). Estos son algunos ejemplos de testimonios de niños y niñas a los que se ha preguntado por la crisis y su impacto en sus vidas.

Sus palabras conscientes y responsables entroncan con muchos acontecimientos que, en los últimos meses, están poniendo a los niños, niñas y adolescentes en el foco de las preocupaciones sociales. El último de ellos es la detección por las organizaciones sociales y las administraciones públicas de un número creciente de casos de familias que tienen problemas para atender adecuadamente la alimentación de sus hijos.

Este tema, aun siendo grave y capaz de movilizar la conciencia social como pocos, no es un hecho aislado, sino un síntoma (aún por cuantificar en la mayoría de los casos) del progresivo empobrecimiento de los hogares en España, con un impacto especial en los hogares con niños. Según Cruz Roja, el principal factor de riesgo entre los niños y niñas a los que ha atendido en 2011 ha sido la falta de recursos, a considerable distancia de otros factores.

En la última década ha aumentado la pobreza infantil en España y en Europa. Ya en 2005 un informe de UNICEF sobre pobreza infantil en los países ricos llamaba la atención sobre el tema: la pobreza de los niños se estaba haciendo más amplia y más intensa en buena parte del mundo rico. Desde entonces no han faltado estudios y testimonios de esta realidad.

Y es que en nuestro país los datos anteriores a la crisis eran ya tan preocupantes como poco conocidos. La información estadística desde 1994 hasta 2009 estimaba la tasa de riesgo de pobreza infantil en torno al 24%. Una tasa muy elevada que situaba a España en 2009 entre los cinco países con mayor nivel de pobreza relativa de la Europa de los 27. Los datos más recientes, de 2011, nos sitúan sólo por delante de Bulgaria y Rumanía, con un 27,2% de niños que viven en hogares bajo el umbral de la pobreza.

Pero el problema de la pobreza cada vez más visible de niños y niñas no sólo responde al impacto de la crisis en forma del desempleo de los progenitores, sino también a las decisiones sobre políticas públicas de casi todas las administraciones.

Las familias con niños sacrifican muchas cosas por mantener unos niveles básicos de bienestar para sus hijos e hijas. Pero si el empleo, los ahorros y las prestaciones se agotan, las becas y las ayudas menguan o incluso la ayuda familiar se acaba, se ven en la situación de tener que reducir sus gastos en aspectos tan elementales como la comida o, por ejemplo, renunciar a su vivienda. En resumen: no es un problema de solo de nutrición, es un problema de recursos y falta de apoyo a los hogares con niños. Y también es un problema del enfoque de las políticas públicas.

Las mencionadas propuestas de recuperación van desde la revisión de la carga impositiva de las familias a la compensación de gastos familiares mediante el incremento de becas y ayudas, pasando por la eliminación de obstáculos para el acceso a derechos básicos (como el derecho a una nutrición adecuada, a la educación, a la salud y a una vivienda digna). Junto a éstas, otras propuestas se centran en la mejora de la conciliación o en la participación de los propios niños y niñas, y sus familias, en el diseño de las políticas. Propuestas realizadas desde el convencimiento de que la inversión en infancia es una apuesta ineludible en estos momentos, y uno de los mejores antídotos frente a ésta y futuras crisis.

Fuente de la noticia e imagen: http://www.unicef.es/actualidad-documentacion/noticias/la-pobreza-infantil-necesita-un-pacto-de-estado

Comentarios (1)

1

Pedro de piedra | 23-10-2013 04:16

Es una lástima que los niños sean la próxima generación, sea lo que dejemos y para colmo tengan que vivir en pobreza...

Fin del periodo de
participación